HAIKUS parisinos

Lluvia en otoño
castañas calientes
llora el parque

* * * * * *

Del azul otoñal
la bici humeda
una niña huye


CC

PROXIMA PARADA... Albacete City

- Ding, Dong, Ding... Autocar con destino Valencia y Barcelona... Dàrsena nùmero nueve, dàrsena nùmero nueve...
Dàrsena: ejemplo de palabra ni escuchada, ni pronunciada en un espacio superior a seis años.

El corazòn se le despegò del pecho en el mismo momento en el que el autobùs girò a la derecha en aquel semàforo. Mil imàgenes golpearon su retina sin ni tan siquiera pasar por el filtro del tiempo. Eran tan reales como la falda de viscosa naranja que llevaba, como la calva del treintañero sentado a su derecha, como el infernal chunda-chunda-chun del ipod del bakala en el asiento de atrás; Tan reales como viejas. Las calles que conducian a la terminal de autobuses de Albacete parecian haberse quedado suspendidas una década entera.

- Ahora deberìa girar a la derecha, dijo,- y allà que tirò pesadamente el gran autocar azul y gris.

El corazòn seguìa saltando en su pecho. Ahora llegaba el turno de la tienda de electrònica, haciendo chaflàn en el bloque de ladrillo marròn. A la derecha pasaban los jardinillos entre los dos bloques con baldosas blancas y rojizas.
Pum-pum, pum-pum… resonaba fuerte. Le llegò un sentimiento remoto, pero las razones de aquel latido eran tan diferentes hoy… Ya no eran las razones que la acercaban desde su ciudad hasta Albacete, en la noche de un viernes si, viernes no, durante dos años de su vida.

Albacete: ciudad española situada a medio camino entre ella y él..

En toda la mañana, ni antes, ni durante, ni tan siquiera en el descando del trayecto, se le habia pasado por la cabeza un solo momento de añoranza. Tuvo apenas un recuerdo, en el momento de comprar el billete. Fue todo. Y ahora, el capricho de su pobre memoria, le traìa un compàs de latidos y suspiros. De repente, se tapò de un golpe la boca y casi mascullando soltò un extraño
- Ay madre!
Frente a ella, aparecìa el cartel de Tabacos granate y amarillo pintado sobre una persiana bajada, al final de cinco escalones, puerta con puerta a un kiosco de prensa. Se alzò un poco y levantò la cabeza sobre el asiento de delante. Entonces reconociò a lo lejos la entrada de la estaciòn. Solo entonces se diò cuenta; era la primera vez que veìa todo aquello a la luz del dia.

El autocar entrò en el parking y estacionò frente al cartel del nùmero 9. Se riò al pensar que ni eso habia cambiado. Se sintiò bien. Su pulso comenzò a calmarse. Bajò sin pensar en nada y se dirigiò al interior para tomar algo y usar el baño. En Albacete habìa quince minutos de parada.
Nada màs entrar se parò en seco. Le pareciò una broma. Tampoco allì parecìa haber cambiado nada. El kiosco de periodicos en el centro, las butacas azulonas en forma de T invertida, las taquillas, muchas de ellas cerradas pese a ser de dia… Echò a andar en direccion al WC sin tan siquiera buscar el cartel, -seguro que sigue donde lo dejè-, pensò. Y acertò. Ademàs, ni rastro de reformas. Los mismos sanitarios ochenteros que recordaba.

- Esto es muyyyyyyyyy fuerte!!!, dijo entre risas

Al salir del baño de señoras, girò instintivamente hacia la izquierda. Alli se encontraba la entrada principal del edificio. La misma en la que con puntualidad, ni serio, ni sonriente, con esa mueca de impaciencia de enamorado, le esperaba plantado a medianoche, viernes si, viernes no, el màs amado de sus amantes y compañeros de toda una década. Con los brazos cruzados, aguantandose el pecho y la timidez. Atuendo deportivo Made in INEF para llevarla al ritmo de Kiko, una mano al volante, la otra en su muslo, hasta el mismìsimo Mediterràneo...

Alli parada, a la sombra de las 14h30, unos años despues de aquello, frente a ningùn inefo enamorado, frente a ningùn Corsa azul oscuro, casi violacio, se metiò las manos en el bolsillo y cerrò los ojos. Y en ese momento, sintiò un profundo abrazo con olor entremezclado a piel y sudadera gris limpia. Sonriò y abriò los ojos.

- Ding, Dong, Ding... Autocar con destino Valencia y Barcelona... va a efectuar su salida...

video

CC

RUNG, RUNG, en blanco y negro

Jayson Brauwn se precipitò calle abajo haciendo alarde de caballos y cilindros. Su coche nuevo, un Ford A granate y negro recien sacado del garaje, era capaz de alcanzar los ochenta por hora. Era el primer modelo de su gama en circular por las calles de Naperville. Los gruñidos del motor hicieron saltar de sus butacas a varias abuelas en la terraza del club de bridge, en su mayoria maquilladas en exceso como cada tarde de jueves. Jayson hacia sonar la bocina de tanto en tanto, rompiendo asi, el anonimato que le separaba de cualquiera de los vulgares vehiculos que transitaban a las 3h45 pm por Durham Street. Esto divertia a los numerosos chavales que, vistiendo aun el pantalon corto escolar, corrian tras el auto entre el alboroto de empujones unos contra otros.

Trastevere
@lolamento

A pesar de su juventud, Jayson era un buen mecànico, el mejor, y estaba enamorado de Cindy-Claire, la hija menor del carnicero del barrio alto, Mr B. Este, con reputacion de antipàtico y mala sangre, habia dejado a mas de uno sin ganas de cortejo con solo levantar su hacha. Pero Jayson no tenia miedo. Sus amigos le llamaban ”el novio de la muerte”, desde el dia que montò aquella bùfala preñada, la misma que lo enviò al hospital durante dos meses con multiple fractura de clavìcula y dos costillas a la birulé.

Llegando a la esquina con Russel Street y cuando ya se veìa al fondo la carniceria, disminuyò la marcha. Freno frente a la puerta. Alli estaba al fin, delante de la tienda que tantas veces habia vigilado en busca de una imagen que llevarse al corazòn, la de su amada Cindy-Claire. Esta vez era distinto. Solo se tienen 22 años una vez y quièn sabe si algun dia volveria a amar asi. Entraria para hablar con él. Lo harìa... En seguida... Ahora mismo... Allà iba...

Sin mas saliba en la garganta que la que le permitia susurrarse algo de ànimo, apagò el motor y respirò hondo. Frente al volante y con la cabeza baja sentia sus manos deslizarse en el sudor que bañaba el volante, del que no deseaban despegarse. De repente, levantò la mirada con la certeza de sentir que le observaban. No se equibocaba. Al otro lado del escaparate, entre salchichas y embutidos, hacha en mano y con el ceño fruncido, Mr B. enrojecia al tiempo que su nariz se hinchaba. Sus labios se volvieron locos. Imposible saber que estaba diciendo, pero fuera lo que fuera, hizo movilizar a todo el que se encontraba en el negocio.

Dudò un segundo. Mirada ràpida a la manivela de arranque. Bombilla brillando en su cabeza. La mejor idea de su vida. Podia hacer como tantos otros y largarse... El joven Jayson decidiò que ese dia todo iba a cambiar. Agarrò con su mano derecha el sombrero sobre el asiento del copiloto y se lo encajò muy lentamente. Saliò de su flamante Ford A . Suspirò.





Trastevere II
@lolamento


CC

DISPOSICION SUPERFICIAL DE UNA BUENA CASA MODERNA

Una casa no es buena, ni mala... No es bonita, ni fea. Las casas son una prolongaciòn de nosotros mismos y de nuestras circunstancias.

2 m² de pasillo beige caramelo te reciben con dulcuza, la necesaria para enfrentarse al crudo resto. Hay quien prefiere el blanco, porque da impresiòn de amplitud. Otros somos simplemente realistas.

15 m² de Salòn, llàmalo living si te las quieres dar de chic, aunque seguirà midiendo exactamente 15 metros. En ellos debes encontrar el espacio suficiente para crear un rincòn de lectura, otro de trabajo y papeleos varios, un acojedor espacio para el reposo y sin olvidar la parcelita dedicada a la mesa comedor o dining, si quieres insistir en lo de la modernidad.

4 m² de cocina, que en la linea de la casa moderna, se convierte en 19 m² con tan sòlo añadirle el màgico adjetivo: Americana. Pero al fin y al cabo no es ni una verdadera cocina donde darse gusto al cocinar, ni es lo màs americano que uno quisiera tener en casa...

10 m² de dormitorio donde, por fin, podemos dar a esta noble estancia la finalidad ùltima, porque no hay espacio para poco mas que la cama. Asi que, se duerme y se folla; y hasta se hace el amor cuando se encuentra.

5 m² de cuarto de baño. Siendo aqui generosos llamandolo cuarto, estando, para ser honestos, màs en la linea de un pasillo... Me pregunto còmo se las apañaràn para meter bañeras grandes. Total, para lo que se usan...

En definitiva, 38 m² de buena vida despues de todo. Eso si, con olor a casa. Mi casa.

CC

CAFE AMARGO

Brigitte, la estùpida camarera del Bert's de la avenida Marceau va a estropear, con toda seguridad, la tarde de sabado a mas de uno. Empeñada en pasearse, barra arriba, barra abajo, con soez indiferencia, se ve que le importa poco ver al pobre aprendiz engordando irremediablemente la fila de espera con su torpeza. Le importa un comino escuchar los bufidos de los clientes que, consumidos por la ira, abandonan el local uno a uno.

Café mojado
@lolamento

Sòlo ella sabe qué desencanto, desamor o desastre personal la convirtieron en este autòmata inservible que sirve hoy tan amargo café. Mientras las crìticas contra el desmañado aprendiz se mezclan con los insultos hacia la arrogante Brigitte, su cara, de por sì poco agraciada, se vuelve mas y mas amarga, tanto como las gotas que llora esa gran maquina alemana detras de ella.

En el mismo momento en que la fila llega a medir mas de 5 metros, casi rozando la colorida vitrina de los bocatas, ella se apiada del pobre muchacho. Se pone manos a la obra. Se instala frente a la caja pròxima a los croasanes con la mirada baja. Respira, y con una vocecita tan dulce como hipòcrita escupe sin vergüenza:

- Desirez-vous?

Un tìmido calvo con gafas a lo Warhol y camisa a cruadros responde resignado:

- Juste un café noisette, SVP

Ahora el rumor de la sala se confunde con los golpes salvajes que Brigitte propina al filtro para vaciarlo, al tiempo que las sonrisas se dibujan al fin. Eso si, sòlo en algunos de los presentes, aquellos que decidan tener un buen dia a pesar de Brigitte.

CC

BILLETE A BABIA

I_ QUERIDA AMERICA, QUERIDA MAMA ADOPTIVA

Ya habian pasado algunos meses pero a veces aùn se la veìa extraviada en bellos pensamientos. Aquellos que antes consideraba sus ideales de vida, hoy se habian convertido en hechos.

Llegaron 12 jovenes hijos de la anciana Europa cuando tan solo empezaba a saborearse la década de los 90. Una pequena Babilonia enclavada en el corazòn de aquella verde regiòn. Un rincòn de la Nueva Inglaterra de cuyo nombre, esta hoy adicta aventurera querrà siempre acordarse. Allì se fraguò una suculenta receta veraniega; 4 porciones de palpitante sangre teutona, 2 puñados de fresco aliento francés, una pizca de exotismo turco-belga, una cucharadita de musicalidad italiana, 2 apasionados 'pura sangre' españoles,1/2 esencia de un caràcter scandinavo made in Finland, unas migas de ferrea personalidad irlandesa y para finalizar, el delicioso aroma de un anglo-chipriota con tendencia chili-con-carnesca...
Entre tanto nuevo hijo, para algunos de los cuales serìa su primera aventura extranjera, Ella se siente feliz y no duda en acogerlos con bellos fuegos de colores, dibujando la fantasia de su gran dia, el 4 de Julio; el primer 4 de Julio como aquel, con un nuevo cielo para ellos, el que los mecerìa tantas noches, còmplice de los fumadores y tierno capazo de los dormilones.
Sus hijos naturales, facinados a primera vista, comienzan a amar a sus desconocidos hermanastros casi inmediatamente, absorbiendo la bocanada fresca de aquel hibrido grupo ansioso de aventuras. En época de crisis de valores, de crisis social en general, donde los hijos del joven continente son cuanto menos tachados de niñatos desidiosos, egoistas y despreocupados, perdidos de los ideales de todos los tiempos, incondicionales de la prensa amarilla, idiotizados de los mas media... aun queda, al parecer, una esperanza, y todos ellos eran la prueba de que aun era posible algo asì; que alguien viajara a miles de kilòmetros de su hogar, con el ùnico propòsito de ofrecer su tiempo,
su juventud, su vitalidad y precoces experiencias, para entrar en contacto y proteger a aquella otra madre mas desafortunada, madre de las madres: Naturaleza.

Aquella extraña mañana del mes de julio, desconcertò por completo a la ùltima de las aventureras andaluzas. Un intenso gris invadìa todo el paisaje que abarcaba la ventanilla de auxilio del bus. La incertidumbre habìa embarcado con ella en aquel ùltimo trasbordo hasta llegar a un destino final del que conocì bastante poco: Deerfield, NH, EEUU. Al bajar del Greyhound (*), tubo aquella grata sensaciòn, que aùn hoy encuentra dificil de describir. Hubo una invasiòn de olores en su nariz… a bosque, a montañas hùmedas, inconcebible para ella en el mes de julio ya que podìa calificar de nostàlgico aquel paisaje lluvioso. El ùltimo invierno en el lugar del que ella venìa habia sido muy cruel y tacaño. Entonces, se dirigiò ansiosa hacia las puertas de cristal que daban acceso al interior de la estaciòn y al entrar, se le escapò un suspiro de alibio al comprobar las dimensiones de la misma. Debia ser una ciudad pequeña. Se alegrò en el fondo.

* La compañía americana màs grande de autobuses interurbanos

_ 1 _

Abotonò nerviosamente su Old chap (1) mientras observaba con indiscrecion cuanto le rodeaba. Mirò su reloj dos millones de veces, las mismas que se dijo a sì misma que de nada servìa hacerlo. Ya llegarìan, no habia prisa pues tenia mucho tiempo por delante. Después de todo, era ella quien llegaba con 42 horas de retraso, nada podìa reprocharles.
No esperò mucho màs. La gran Pick-up (2) mostrò su morro granate a la derecha de la entrada principal. Saludò pletorica al que se presentò como Felipe, el otro español en formar parte de aquella aventura, al que habia conocido gracias a Eli, una amable funcionaria del ministerio. Luego, y con bastante menos alegrìa, dijo ‘please to meet you’ a la rubia con gafas de mosca atòmica que no demostraba demasiado entusiasmo a la que correspondiò con la mudez total. Despues de todo, tenia 38 buenas razoness para permanecer callada y expectante, tantas como horas llevaba viajando y sin apenas dormir. Asi, hizo un insulso comentario sobre el clima en aquella zona, ysin esperar demasiado de su interlocutora, se abandonò a los placeres que aquel soberbio paisaje ofrecia a sus sentidos. Cientos de àrboles decoraban y aromaizaban el camino, una leve llovizna salpicaba el parabrisas y el frote de los neumàticos sobre el asfalto mojado completaba la sinfonia natural màs perfecta jamas soñada. Todo era especial. A cada momento durante el trayecto, se desprendian de la carretera infinidad de caminos, de tierra en su mayorìa. Simpàticas cajetillas de correos, de coquetas formas y colores presidian la entrada de cada vereda, al final de lascuales se erguian las mas bellas casa que habia visto en su vida. Grandes casas de madera con grandes porches y jardines. Las puertas labradas y las ventanas de dobles postigos. Todo en dulzones colores que hacian de todo una visièon de fàbula. Le habian hablado de la belleza de la regiòn a la que se dirigia, pero nada le habia hecho pensar en aquel orgasmo visual.
Aquel espectàculo merecia su total atenciòn, mucho màs que cualquiera de los comentarios que a su lado, y en inglés, hubiera podido escuchar. Tanto fue asi, que casi no notò como la furgoneta se desviaba por una de aquellas veredas al lado izquierdo del camino.



1- Marca de prendas vaqueras
2- Tipico modelo de camioneta americana

_ 2 _
CC

HISTORIAS EN TRES MINUTOS_ Parte II

...DIME ESPEJITO

- Acércate mujer!! Aun màs!!! Sin miedo. Mira bien... Te costaba tanto imaginarte con semejante aspecto!!

Disfruta de esos 95-200-100. Te habias propuesto tener hijos antes de los treinta y si te despistas tus sobrinos te hacen "Tata-ra-tata"...
Lo has conseguido. Regodéate victoriosa. La ùltima gran hazaña de una media vida: La maternidad. Porque, veamos:
Montaste en globo, aunque éste nunca se moviera de su enclave, unido como estaba por una cuerda 200 metros bajo tus pies.
No plantaste un àrbol, pero sembraste fresas y coliflores en aquella campiña desértica de Alicante.
No escribiste un libro, pero el recuerdo de aquellos relatos post-adolescentes te devuelve el eco de lo que podìa ser una carrera prometedora...

Mìrate, mìrate en la belleza que te devuelve tu imagen serena, adulta y esperanzadora.

* * * * * * * * * ** * * * * * * * *

LA CAFETERA MALDITA

Pasaba los dias sola, con la ùnica compañia de aquel calvo timido y bonachòn. Esperando la llegada del sàbado, cuando, orgullosa, daba gusto y sabor a un grupo variopinto que se empeñaba en hacerla competir con el té, las infusiones y hasta la mistela. Desde hacia algun tiempo se la veìa algo distraida; le preocupaba el continuo boicot de aquella mano malvada, que semana tras semana se obstinaba en dejarla sin cuerpo, vacia, hueca, rompiendo en mil pedazos su vientre cristalino.
Mañana serà otro dia,-se decìa-, y el dulce calvito de mi vida me comprarà un nuevo vestido transparente, para seguir haciendo aquello que mas me gusta: cafetear.


A Laura

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * *
CC

HISTORIAS EN TRES MINUTOS

EL AMO DEL TIEMPO

El amo del tiempo saca su reloj dando a todos el inicio de la nueva jornada creativa. Los garraspeos sobre el papel de los bolìgrafos de gel, adornar con gracia la sala clara y silenciosa. Una tos furtiva por allì, un punto estampado con exageraciòn por acà, hacen diferente la rutina de los tres primeros minutos al comienzo de cada sesiòn. Un tragito de té bajando por el gaznate sediento de alguno, la risita de otro, unas tripas que gritan de hambre, un suspiro inquietante...
_ Cuando terminan esos malditos tres minutos!!

A Sergio
* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

CIEN POR CIEN

100% Algodòn
100% Gracia
100% Salsa
100% Locura
100% Lucidez

Materia prima que me cose al mundo,
dando forma a esas cosas que vivo, que me rodean,

Gracia de verte, de oirte, de bailarte

La salsa ? la pongo yo, tu ponte a trabajar

Locura de venir, de ser, de desembarazarme de todo, de todos de ellos, de ellas, del calor de la tarde.

Lucidez para ver la puesta de sol, de la luna, de la luz, del amor

Vaya paja mental!!

100% Paja mental
100% Color rojo
100% 100%

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Té, Tuc y bombas

Haciendo dedos todos juntos
en las cercanias del puente caliente
El alma està echando humo
mientras nuestras plumas se deslizan

Té, Tuc y anacardos

Mis dedos anquilosados
reprimen cada una de mis letras
mientras el sonido maravilloso de las otras plumas
me sublima

Té, Tuc y hombres

Con barba, sin ella
Cuando volveré a verlos afeitàndose
Desfile de zapatos masculinos
erotizando un paseo matutino, Rivoli arriba, Rivoli abajo

Té, Tuc y libros.

A Isabelita ( EN PARIS 27/09/08 Manifestaciones Pont de l'Alma)

* * * * * * * * * * * * * * * * * * *
LAMENTO A LA CHILENA

Nena, nena, nena...
La Sebastiana
Cachun
Todo vuela, vuela, vuela de un hemisfério a otro... y vuelve al sur
Añoro la mùsica, añoro el olor.
Ven a mi recuerdo, no me abandones aùn
Dale a mis sentidos algo mas de placer, un poco mas de tiempo
No os vayais recuerdos mios, quedaos conmigo un poco mas.
Cuando llegue la hora del olvido, lloraré làgrimas de Pisco,
pero mientras me queden de sal, déjame llorar.

* * * * * * * * * * * * * * * *
...LO QUE ME PIDEN

El alma negra me pide laxitud
El vientre, maternidad
El cuerpo, descanso
La cara, hidrataciòn
La vista, 600 € de cristal
La luz, lectura perpetua
La comida, ligereza
La noche, rapidez
El pensamiento, tambien descanso
Los dias, historia
La vida, experiencias
Los hombres, hijos
La familia, presencia
El corazòn, espacio

Dame todo eso, seré feliz hoy... y siempre

* * * * * * * * * * * * * * * * * *
PEREZA

Es cuando el cuerpo te pide descanso y la mente acciòn. Los dias van pasando dejandote atràs. Avanzas, pero tu presencia retrocede, porque cuanto mas inactivo estàs, menos ganas de moverte tienes.
Andas a cinco kilòmetros por hora. Vas ràpido hoy!! jajaja!!
Ayer adelantaste a un caracol que retaba con descaro el reloj de tu exigua paciencia emocional. Lo atrapaste, lo aplastaste, -Eso te enseñarà... Y que no se vuelva a repetir- le dijiste;
Pero si lo has matado pedazo de idiota!!
Hoy tampoco te levantaràs. Viviras tu bello letargo en esa cama, trono de laxitud.

CC

ENCIÉNDEME

En la diminuta estancia, tan sòlo coloreada por una veintena de farolillos ocres, un puñado de recien conocidos adornaban con sus ébrias voces 'enjoy the silence' de los Depeche, que sonaba ahora extraño y lejano

- Enciende la luz, dijo él con una chispa en la mirada
- ¿ No estamos mejor asi?, -tartamudeò ella al sentirse observada -

La charla animada de los que retozaban y reian sobre la cama les devolviò a tierra firme

- Podriamos aclarar un poco el ambiente, insistiò él.
- ¿Para qué tanta claridad? ¿ No te fias de tus otros instintos? o es que necesitas ver lo que se dice? - se burlò ella.

Con asombrosa destreza alcanzò el muro situado tras él, y encendió una lampara, tan simple como ùtil, que habia sobre sus cabezas. Seguro que explotaron en mil pedazos las pupilas de mas de uno. Miradas complices se cruzaron entre las chicas, mientras, los ojos de ellos, acariciaban las curvas de ellas cuatro.

- Bueno, podemos apagar ya esta claridad cruel?, - propuso ella mientras se deslizaba hacia el interruptor- Y apagò.
- Venga ya! - dijo él con tabasco en la voz....
- Eso es precisamente lo que me asusta, -respondiò ella- que veia crecer en intensidad los tonos calientes de los farolillos rojos. Estos parecian mecer con capricho las sombras, ahora un poco mas ébrias de sus cuerpos relajados y alegres.

- De acuerdo, concluyò él, pero que conste que corremos el riesgo de no encontrarnos...
- Dejame correr el riesgo, -dijo ella-, y alisando con aire ingénuo uno de sus mechones, soltò sin atreverse a mirarle fijamente,
- Es que a mi siempre me gustò mas la noche negra y los gatos pardos...-


AL TIMIDO QUE NO SABIA SER LIGON

Rebosando de anillos el cabello
mantenìa la mirada baja
La del timido que esconde dentro
un galan de viejas épocas

Còmo decirle a alguien,
tu mirada es adictiva. Regàlamela
Tienes mùsica en el habla. Càntamela
Decirle dulce y lento:
Intenta escuchar en silencio
tu poder de seduccion


CC






EL “RER A” DE LA MUERTE

Mesdames et Messieurs, les informamos de que ‘nunca’ debieron tomar este tren. En él, solo los desgraciados, drogadictos y desheredados de lejanos paises subsaharianos embarcan con destino a su siguiente miseria.

Bajo esta azulada noche de julio, sus expectativas de vida son de, aproximadamente, 25 minutos. Mantengan la calma, intentaremos hacerles breves estos ùltimos instantes de vida. Al termino de los mismos se encontraran con sintomas varios, tales como, nauseas y angustia general, que en algunos casos se manifestaràn con vòmitos, en otros con fiebre…

-Eh!! Usted, la señora del vestido verde con esos estampados horrorosos, nunca debiò orinar al final de aquella escalera en la estaciòn de Auber. El gran hermano la viò y ahora, esta usted en este tren sin retorno…Sucia cochina!! Alergica maleducada de mieeeeerda!!! Estornudando sin cubrirse la boca…; ¿No presta atenciòn a las noticias?... por Dios!!!!

-Eh!! Vosotros!!! Si, vosotros, los dos colgaos con uniforme de kinkis de ‘banlieu’, en primer lugar os cortaremos la lengua, para que dejeis de destrozar ese bonito idioma vuestro. Para que cada voz mas alta de 2 decibelios os retumbe en la cabeza como un gran saco de mierda, como lo que sois pedazo de…


Mesdames et Messieurs, les informamos que sus expectativa de vida son de: 20 minutos, asi pues disfruten del trayecto y…

-Ehhhh! ¿Y tù? La estùpida mirona de los pantalones bombachos a cuadros rojos, debiste aceptar la invitaciòn de tus compañeros del taller literario para ir a cenar con ellos. Debiste escuchar el ruego de Jose y bajarte en Saint Michel; El intentaba salvarte la vida y tù le despreciaste; Pero qué desgraciada eres, pedazo de bulto… Ahora ya no tendràs necesidad de cenar, mira tù, ni de comer, ni de naaaaa. Tu estòmago serà atravesado limpiamente por cualquiera de los tubos metàlicos y barras del ensanblajes que componen la estructura de este moderno tren de cercanias…
Tu tiempo estimado de vida es de 15 minutos, so imbécil…!!! Jajajaja!!!!

Frente a la inminente negrura del cielo de Torcy, una guapisima mulata acaba de volver a nacer al encontrarse en pantalla “train sans arrêt”. Y aun lo viò pasar con la tristeza, la del que va a perder 10 minutos de su preciado tiempo de fin de semana, sin saberse premiada con una buena veintena de años màs por vivir… !!!

.....$^^to….iucè-eq…$ee!map=y$*;…!!!!!!



Mesdames et Messieurs...NO PANIC!!!
No griten. Este no es el fin joder!!! Solo son algunas sacudidas bruscas. La velocidad del convoy aumenta y eso produce este ritmo violento. No recen aun, no supliquen, no lloren…

-Eh Señora!!! La rechoncha negrita de la coleta minuuuuuuuscula, acabe ya de escribir sus sms, porque parece que la sobre-facturacion de su contrato la seguira hasta la tumba. ¿Ya se ha despedido de todos sus seres queridos?... ¿Qué no? Es usted una inùtil, de verdad! Que lleva 15 minutos haciendo eso, pendiente del movil!! Por favor!!

Mesdames et Messieurs, les informamos que el tiempo estimado de vida es de 5 minutos. A partir de este momento comenzamos a cerrar conductos de ventilaciòn. La desaparicion progresiva de oxigeno ayudarà a los mas afortunados a perder la conciencia poco a poco. Lastima por los que no lo sean y presencien el impacto en plenas facultades. Para ellos, recomendamos que mantengan la calma y respiren normalmente. El choque y la consiguiente explosiòn les envolveràn en un sueño eterno y dulce.

CC

LA PRINCESA GINEBRA

No habían pasado demasiado tiempo juntos, pero los lazos se estrechaban tanto entre ellos que comenzaban a ahogarlos. El, desconfiado de oficio, ella
amoroso-intenso-compulsiva. Sentada en la sala de embarque, con la vista aun más perdida que el pensamiento, no dejaba de preguntarse por qué Alex se había tomado tantas molestias con su regreso. Le preocupaba porque no era propio de él. Lo había estropeado todo con su inseguridad y su talante individualista en aquellos meses de relación y ahora, toda esta insistencia de venir a recogerla a CDG la descolocaba.
Ella rompió con él unas semanas antes. Para empezar, no supo estar a su lado más que en la salud, descuidándola torpemente en la enfermedad y para terminar, no cumplió su palabra de acompañarla en aquel viaje especial, aquel que hubiera podido guiar su relación, casi agónica, hacia el túnel de luz.

Dejó pasar la larga fila de embarque para entrar casi en último lugar, compartiendo el largo finger que llevaba al avión con dos atípicamente ruidosos ejecutivos franceses, bastante jóvenes por cierto. Excitados, recibian en ese mismo momento buenas noticias comerciales, dados los numerosos – j arrive pas y croire !!! y varios -trop ford mec!!! - que soltaban...

Por suerte el trayecto de 1h55 se apiadó de ella y nada mas despegar cayo a plomo de una cabezada. No se despertó hasta que el comandante, con pronunciado acento español, informaba en francés del comienzo del descenso sobre la cuidad de Paris, donde la temperatura estimada era de, bla, bla, bla….

Y allí estaba él, alto, orgulloso e impecablemente vestido; como siempre. Solo que hoy, ella lo veía como a un extraño, un agradable y apuesto extraño. Con un sutil beso en la mejilla izquierda ella dejó clara su actitud y la tensión del momento. Estaba segura de que él correspondería en el mismo tono, hasta ganar algo de confianza e intentar acercarse más a ella. Cruzaron frases banales. Unos –como ha ido el viaje-, -que tal la familia-
El recorrido del RER nunca había sido tan silencioso como aquella noche de sábado, pese a la muchedumbre dirigiéndose hacia el centro. No llegarían a tiempo a Chatelet para hacer el trasbordo de la roja, lo que les obligaría a tomar un bus nocturno hacia la periferia este, o siempre quedaba la opción de esperar el primer tren de la madrugada tomando unas copas. Esta última idea, resultaba bastante improbable vista la rigidez de posturas adoptada por ambos.
- He pedido a unos amigos poder quedarnos en su casa esta noche, en el supuesto de que no pillemos el último RER, ça te va?
Estaba tan aturdida, tan cansada del viaje, los nervios contenidos y aquel silencio glacial entre ellos, que la idea de ahorrar otra hora de trayecto penoso la hizo pronunciar un rotundo y automático - C est bon!

De la llegada a aquella casa gigantesca poco recordaba. Solo la impresión de volver en el tiempo a la época en que vivía en Londres a finales de los 90. Allí era frecuente que los jóvenes sin recursos okuparan grandes casas o edificios. Aquella destartalada habitación, la enorme cama de hierro forjado colocada en el centro del cuarto, enormes y desnudos ventanales, acabo por apagar cualquier resquicio de líbido. Se acostaron, Se miraron… Durmieron




A la mañana siguiente él había desaparecido. Ella, aun embobada, se desperezó con un aire de resignación. Así era él y nada había cambiado. Se vistió con pereza preguntándose como salir de allí. Al salir de la habitación vio que aquello que le rodeaba no era normal. Pensó que aun dormía cuando por el pasillo comenzó a cruzar gente, pero, gente realmente fuera de lo común. Algunos, hip-hoperos o rastafaris, new-hippies o pijos, todos llevaban unos gorros muy raros. Especie de mayas grises que caían sobre los hombros. Otros gritaban calurosamente dándose prisa los unos a los otros. Estos últimos llevaban gorros de fieltro naranja y rojo, con lengüetas enormes sobre la nariz. El recinto era enorme. Siguió adelante, bajando escaleras y recorriendo rellanos. Buscando el lavabo llego a lo que parecía el pasillo que daba a un patio o terraza. La sangre se le heló al ver dos chicas que salían muy animadas y sonrientes de lo que parecía ser el cuarto de baño. Estoy alucinando-, se dijo, esas tías van vestidas con el traje de Dicoveryland. Inconfundible donde los haya, feo como pegarle a un padre, marrón café con leche el pantalón y azul-violeta el jersey. Originalmente diseñado por Jean Paul Gaultier y definitivamente fallido. En años viéndolos pasar, nunca vio a nadie a quien le sentara bien. Al salir del baño, decidida a encontrar a Alex, comenzó a avanzar por lo que parecía la salida al exterior por un campo de tierra. Era una calle trasera sin asfaltar. Dos chicas pasaron a toda velocidad embutidas en preciosos trajes de talle alto y sensuales escotes. Largos y de tejidos livianos, parecían sacados de un cuento medieval. Comenzó a oír galope de caballos. Pensó que estaba por la zona oeste de Paris, cerca de Auteuil. Siguió a las chicas. Más gente pasaba de largo con bastante prisa. Ahora todos iban vestidos como si fuera carnaval. Chicos con armaduras de hierro y espadas. Se le escapo una risita. No podía creer lo que veía. Se acercó a lo que parecía una entrada a un estadio, pero era todo tosco y en piedra. Tierra y fango por el suelo, mezclado con boñigas de caballo. Era una gran entrada alumbrada por antorchas y a la izquierda se encontraba instalada una jaima no muy grande. Menudo festival tienen montao aquí-, soltó, segura de que se trataba de eso, de un festival del que no había oído hablar. Era como aquellos mercadillos medievales que visitaba cuando vivía en Alicante. Aunque ésta era, con diferencia, una señora fiesta medieval. De repente alguien se le acercó por detrás y la cogió por el brazo. Era una joven bastante gruesa, prototipo de posadera sacada de una novela de Lope de vega. La chica grito en dirección al interior de la carpa
-Voilá, elle est lá!!!!!!, y tirando de ella hacia dentro la presentó frente a otras dos chicas. Estas, lindamente vestidas, estaban más cercanas a la imagen de protagonistas de “La princesa Prometida”. En un abrir y cerrar de ojos, la despojaron de su horrible chándal negro. Conjunto de terciopelo, con listas doradas en los lados, tipo adidas, que ni ella misma entendía de donde había salido ni de quien era. Una vez en ropa interior, le enfundaron el más bonito de los vestidos de época medieval que jamás había visto. Sedoso y sublime, perfecto sobre su cuerpo. Comenzaron a andar tirando de ella, al tiempo que colocaban sobre su cabeza una corona de margaritas frescas, de las que colgaba un fino velo en la parte trasera. A medida que avanzaban por aquel enorme corredor, el clamor de multitud se volvía ensordecedor. La gente más próxima a la salida, o entrada, depende de cómo se viera, aplaudían mientras la miraban con gran euforia… Allí, frente a aquella multitud, la dejaron sola, mientras mirando a izquierda y derecha buscaba un poco de coherencia entre tanto sin sentido. Pronto el jaleo fue silenciándose, al tiempo que una voz familiar hablaba con eco electrónico envolviéndolo todo. Y en ese momento, dejó de buscarlo. Al fondo de aquel gran arenal rodeado de rusticas gradas se encontraba Alex. Estaba subido sobre un podio de piedra, serio, ataviado con un precioso traje de grueso cuero marrón y cubierto de una pesada armadura, Con la boca abierta de asombro escuchó:
- Gracias a todos por estar aquí en esta ocasión tan importante para mi. Este es un día muy especial. Tengo el gusto, el honor y la necesidad, de presentaros a la persona que… me ha acompañado durante los últimos cinco meses… La mujer que… Mi compañera: Mi princesa. Mi Ginebra…

Se despertó violentamente, entre sollozos. Todo se había esfumado. Ni vestido de princesa Ginebra ni corona de margaritas…
- ¡¡¡Un puto sueño!!! Todo ha sido un sueño… Con las mejillas aun húmedas buscó desesperadamente la ubicación en aquella otra casa en la que se despertaba, que tampoco era la suya.
Miró angustiada el móvil y decidió que no lo encendería. Demasiada presión sobre su espalda. Estaba segura que las continuas llamadas de Alex estaban debilitándola. Enviaba su tóxica energía desde varios miles de kilómetros, apartándola sutil y maléficamente de su objetivo: Seguir viviendo como antes de que él apareciera, sola y feliz.


CC

TRIBUTO A "MARIA LA GUAPA" por Ana López

Caminaba con la altivez de la que se sabe hermosa con mayúsculas, aunque en su cara también llevaba reflejado el ángel de la dulzura.

Derrochaba creatividad, fantasía y buen estilo por todos los poros de su piel, acompañados de la habilidad y la destreza para desarrollarlos.

Es difícil elegir algo de su físico que destacara sobre el resto pero, si tuviera que elegir, me quedo con sus manos.

Poco frecuente es que unas manos reúnan tanta belleza y destreza como las suyas. Manos bonitas y tiernas que tantas veces oí elogiar por mujeres y hombres, jóvenes y mayores.
Manos hábiles y generosas que vistieron cuerpos hambrientos de gustar, de despertar admiración o envidia, sin importarles el día o la hora en que las solicitaban.
Manos que llenaron bocas necesitadas. Manos incansables, ajenas a un cuerpo grande y poderoso que nunca se quejaba pero que anhelaba descanso. Manos solicitadas por todos en numerosas ocasiones como un cabo de salvación savedores de que nunca recibirían un no por respuesta.

Lo tenía todo para triunfar en la vida. Para llevar una vida buena y llena de amor, grandes emociones, éxitos, admiración…. Pero algo falló. Tal vez le faltó valentía para conseguir todo esto, o le sobró bondad. No lo sé. El caso es que el día que con motivo de las fiestas de un pueblo vecino conoció al único hombre en su vida, su destino estaba escrito. Ya nunca tendría una vida propia, estaba condenada a vivir sólo para los demás.



Autora: Ana M Lòpez


TINOCO CHANEL


Ayer te vi en el plasma. Vi la vida que no viviste, reflejada en la de otra gran mujer creativa, trabajadora, rompedora de moldes y avanzada a su tiempo.

Comenzó su carrera profesional transformando sombreros de paja en obras de arte. Arrancando cortinas improvisaba los vestidos mas favorecedores y sofisticados. Cortaba sus trajes sin patrón dándoles forma en el cuerpo como si de una escultura se tratara. Como tú.
Cuántas veces te hemos visto hacerlo...
Por qué perder el tiempo en sacar el patrón, pasar jaboncillo, hilos flojos, hilvanar... si cuando encontrabas un retal ya lo veías puesto en la escultura elegida.

Lo bueno eran las bodas. Cuando llegaba alguna desplegabas todo tu arte. Recuerdo en la que al mirar la foto familiar todas las prendas, accesorios incluidos, salieron de tu imaginación y tus manos. Daban igual chaquetas, pantalones y cinturones masculinos que tocados, bolsos y forrado de zapatos para nosotras.
Aunque te gustaba fabricar a lo grande, también entrabas en el detalle.
Aquel día me convertiste en Sissí y adornaste las mangas de farol del vestido rosa con numerosos pétalos de raso, quemando uno a uno los hilos para que no se deshilacharan.

Creo que el último despliegue de creatividad en serie fue con los disfraces. Tardabas minutos en imaginarlo y confeccionar el traje. Sombrero, antifaz y todo lo que se te ocurría, puesto que muchos eran disfraces de nada, inventados por ti sin pretender parecerse a otra cosa. Claro que su comodidad y atractivo hacían que ningún año fallara alquilarlos en carnaval.

Pero antes fueron los teatros de colegio o de calle de tus artistas paridos.
Te atrevías con todo. Convertías furgonetas en acogedores hogares ambulantes, o cuando forraste de escay granate, con tachuelas doradas, aquellas cajas de queso de láminas de madera convirtiéndolas en taburetes para un improvisado pub de los años 70 sacado del hueco de la escalera.

No quiero olvidar tus creaciones y tu historia que también es la de una gran mujer, pero que no encontró el mismo camino para desarrollar su arte.

Quién sabe, tal vez alguien de nuestras próximas (o actuales) generaciones sienta algún día tu gusanillo y siga el camino que comenzaste. Seguro que le gustará conocer de dónde le viene.


Ana M. Lèopez

CUENTO DEL REY AVARO

I

Abou-la-be era el rey de un pròspero reino africano. Era tambien el hombre mas egoista que pisaba la tierra. Lo queria todo para él.
Un buen dia, el poderoso rey se marchò de caza. Queria ir a buscar un gran animal y asi volver a casa con el mejor de los trofeos: la cabeza del animal y una gran cantidad de carne. Junto a su vasto séquito de esclavos y porteadores, recorriò gran parte de su reino hasta dar con la pieza mas grande. Al volver a palacio hizo llamar inmediatamente a la jefa de toda la servidumbre.
- Mouna, toma esta carne, haz que la cocìnen con la mejor receta y guardala en un lugar seguro donde nadie pueda probarla.
La ama de llaves, a su vez, llamò a la encargada de la servidumbre de cocina.
- Binta, toma esta carne, preparala con la mas esquisita de tus recetas y escondela bajo llave para que nadie ose tocarla.
Esta, fiel a su superiora, hizo como le habian dicho. Macerò la carne en vino siguiendo una vieja receta de familia, acompañandola de una rica salsa de tomillo y limon. Una vez tibia, escondiò con cuidado la gran cacerola en la vieja chimenea de la alacena situada en el ala oeste. Satisfecha del trabajo se marchò a la cama.
Durante la noche, el apetito del avaro monarca se despertò y sin perder tiempo saliò de la cama decidido a encontrar su suculento trofeo.
Buscò y buscò durante un buen rato, hasta que diò con el olor dulzòn e irresistible no lejos de la alacena. Al interior buscò sin descanso hasta encontrar la olla de carne. Devorò trozo a trozo hasta no dejar ni rastro. Con el vientre casi reventando y pesando siete kilos mas, se marchò caminando despacio hacia la cama.
A la mañana siguiente el rey no madrugò. Nunca lo hacia, puesto que era tan vago como avaricioso. Pensando en lo que habia hecho la noche de antes, se dijo que lo mejor era culpar a alguien de la desapaciòn de su rico trofeo. Asi pues, a eso del medio dia, hizo llamar al ama de llaves.
- Traeme mi suculento trofeo, tengo hambre
La fiel sirvienta, a su vez, hizo llamar a la coninera
- Su majestad tiene hambre. Ve a buscar su carne de inmediato .
Cuando la coninera descubriò el robo quedò paralizada. ¿Qué podria decir? ¿Còmo explicaria aquello? Llorò cinco largos minutos antes de encontrarse con el ama de criadas para explicarle lo sucedido.
Las dos mujeres se presentaron frente al rey para darle la noticia. Este las acusò de mentirosas y les prometiò un severo castigo, pero ellas clamaron su inocencia sin temor. Aquella altaneria hizo enfurecer al soberano sin escrùpulos, que veia como seres inferiores osaban ridiculizarle. Entonces, con la cara roja de ira sentenciò:
- Someteremos a juicio a todos los implicados . Yo mismo participaré. Veremos asi quien miente aquí. Vayamos al borde del mar…

II

Segun la tradiciòn, adentrandose en el mar, aquellos que mienten son tragados por las fuerzas marinas, mientras que la gente sincera se mantiene a flote con toda tranquilidad.

La primera en ser sometida a la prueba fué Mouna, el ama de llaves. Una mujer corpulenta y de presencia firme. Una vez en la orilla, segura de su inocencia, mirò hacia atras sin ni tan siquiera intentar despedirse de los suyos. Se depojò de sus sandalias de cuero negro y caminò hacia la inmensa masa de agua. Cuando ésta tocò por primera vez sus pies, la mujer entonò un extraño càntico. La tradiciòn decia que el relato de los hechos debia ser cantado por los protagonistas del suceso. Asi pues, ella comenzò :

Mi señor fué de caza
Y volviò con su gran trozo de carne
Lo entregué a la cocinerapara que lo preparara
Si yo miento, que las aguas de este mar justo me traguen

Todo el mundo contenia la respiraciòn. Siguiò avanzando hasta que apenas se podia oir su canto y de su figura, solo la redondez de su rizada cabeza se distinguìa .
Al cabo de un rato la figura seguia a flote. La gente respirò de nuevo. Un minuto mas tarde, la buena mujer fué escupida hacia la orilla por una enorme ola.
Llegò el turno de la cocinera. Una joven de unos veinte años, tìmida y delgaducha. Se acercò a la orilla sin articular palabra, seca, desconcertada. Entonces, un grupo de jovencitas medio escondidas tras una gran barcaza azulona comenzò a cantar :

Mi señor fué de caza
Y volviò con su gran trozo de carne
El ama de llaves me lo diò y lo cociné
Despues lo guardé en la chimenea
Si yo miento, que las aguas de este mar justo me traguen

Avanzò mar adentro y para cuando reaccionò, el agua le llegaba a la cintura. Entonces comenzò a cantar las estrofas casi a gritos intentando asi alejar su miedo. Confiaba en su inocencia, pero el mar la atemorizaba. Cuando no sentia la tierra bajo sus pies el pànico la hacia sucumbir en desastrosa retirada.. Aquel océano inmenso no la hizo sufrir demasiado, devolviéndola salvajemente con un pobre golpe de agua injusto de ser llamado ola. La flacucha muchacha siguìò balbuceando las estrofas de aquel cantico de inocencia en estado de trance, ajena a la realidad.

El orgulloso monarca se acercò de inmediato a la orilla ignorando a la pobre chica. Una gota de sudor bajò por su frente cuando el agua llegò a sus pies. Entrò en ella creyendo, en su delirante egoismo, que gobernaba justamente su reino. Entonò con voz grave su càntico, pero éste se viò interrumpido por un hecho para él inesperado… :

Me fui de caza
Y volvi con MI GRAN trozo de carne
Lo entregué al ama de llaves….
Si yo miento… Glup, Glup, Glup !!!

Una gran ola le atrapò y le atrajo hacia el fondo, tragandoselo a él y a su orgullo deshonesto. Desde aquel dia, la verdad se convirtiò en la mayor riqueza de aquel reino . Altar de peregrinos venidos de todo el mundo, atraidos hacia aquella orilla en busca de la verdad

RESERVADOS LOS DERECHOS DE LA AUTORA

EN OTRA VIDA FUI OSA

…- Tienes que contarme eso de que en otra vida fuiste una osa, va y me suelta de repente y sin venir a cuento.
En ese momento, solo la idea de haber podido decirle aquello me pareciò descabellada. Pero ¿de qué otra forma podria explicar las circunstancias que me llevaron a tal conclusiòn?.
Veamos. Dia cualquiera; actividad rutinaria, a saber, degustaciòn a voluntad e indiscriminada de documentales de “la 2”. Medio dia, de los de antes, cuando vivìa en España, osea, despues de comer, tres o cuatro de la tarde. Hoy, el medio dia es exactamente eso, las 12 horas, la mitad de 24.
Al filo de las cuatro da comienzo otro reportage en mi cadena favorita. Terminados los titulos y presentaciones la imagen de un rio de aguas visiblemente frescas invita al baño. El travelling muestra aquellas aguas enérgicas que corren con rabia rio abajo para detenerse en la imagen de un gran, enorme, gigantesco…GROS oso pardo. Erguido en toda su altura deberia hacer almenos dos metros y medio. Imagen siguiente, aguas embravecidas gris metalizado. Imagen siguiente…mi sangre se hiela. Deja de correr por mis venas en el mismo momento en que un primer plano muestra la cara de aquella descomunal bestia. Sus ojos fijos en la càmara, como si el objetivo se encontrara a medio metro de él. Su mirada directa, profunda, se clava en mi retina. Apenas cuatro o cinco segundo transcurren en aquella eterna mirada. Las làgrimas brotan de mis ojos sin que yo pueda hacer nada. Simplemente caen.Ni sollozos de acompañamiento, ni congojo aburrido.
Era una osa. Recitaba la voz en off y, aunque aquello no cambiaba nada, me tranquilizò saberlo. No sé porqué.
¿Por qué aquello me hizo pensar que yo habia sido un dia una osa? Quizàs un antepasado de aquella misma criatura?...NO LO SE. Simplemente lo sentì algo mio, dentro, muy dentro. Imagino que es algo como cuando una mujer sabe, en tan solo unos dias y aun sin tener un retraso menstrual, que està embarazada… Porque sì, porque lo sabe. Yo lo supe, en los dos casos.

CC

MI JARDIN, NO TAN SECRETO

Hace algunos dias decidì poner fin a la agonìa de aquella bella planta que marchitaba en el ‘centro tierra’ de mi casa. Testaruda como soy, me puse manos a la obra, consciente de mi falta de experiencia pero con gran confianza en mis manos. Tomando la planta entre ellas, le dije varias cosas bonitas, intentando prepararla para el traumatismo que supondria el proceso de curaciòn.
La operaciòn se presentaba sencilla, pero no exenta de riesgo. El transplante podia salvarla pero tambien matarla.
Aquella operación a ‘tiesto abierto’ poseìa un doble simbolismo… Si la salvaba, mi fortaleza innata seguia intacta, en caso contrario, tendria que replantearme ciertas cosas en mi vida.
Signos, simbolos…a veces me aburro yo misma con mis exigencias continuas.
Hace tiempo, leì en alguna parte que los cambios bruscos de temperatura durante el proceso podian poner en peligro el éxito del transplante y aunque aquello estaba destinado a las plantas de mariguana, me parece obvio aplicarlo a todo tipo de plantas.
Eleji un rincon neutro de la casa, ni frio, ni calor, 0° C, como en el chiste.

El abono que guardé de la ùltima operaciòn, que para mas detalles matò a mi paciente, me serviria de materia prima.
De repente… Que grata sorpresa !!! mi paciente no es uno, sino dos !! Se me escapò una risita al descubrirlo. Uno se convierte en dos, Que lindo, verdad ? La madre naturaleza y sus secretos. Me senti un poco Dr Frankenstein. Estaba creando vida, que osadia no ? de alguna manera era asi, Qué prepotencia la mia !!!
Por suerte habia guardado la carcasa de mi ùltima victima. Hasta para eso tengo suerte. Aquel ser que se convierte en dos, me llena de gozo. Una oportunidad para duplicar tambien la esperanza de vida de mis pacientes. La idea es fascinante, casi orgàsmica.
Entonces descubro algo, hay cierta decompensacion del producto. Una de las ramas resulta mas pequeña junto a la otra; menos hojas, menos tallo, mas fino.
- No pasa nada, le digo, os trataré como iguales.
Sacudi suavemente los restos de tierra en sus raices. La mas grande y fuerte primero. Terminada y en su tiesto, me lanzo sin demora con la pequeña, evitando asi dejarla indefensa demasiado tiempo. La instalo en su nuevo cuerpo, separada de su siamesa. La tranquilizo inconscientemente, le digo que todo ira bien. Mis dedos inexpertos pero firmes aseguran con algo de presiòn la consistencia de su nuevo hàbitat. Et voilà, la operaciòn terminada me siento frente a ellas observandolas de cerca, preguntandome qué pasarà cuando se despierten…

Las habia colocado una cerca de la otra, supongo que intentando minimizar el impacto fìsico en los minutos y horas que seguirian.
Pasado un buen rato y sin querer queriendo, les lanzaba miraditas furtivas, esperando encontrarlas siempre en alza, erectas todo lo largo de su tallo, altaneras…
Pasaron algunos dias y la mas pequeña parecia sana y llena de vida, sus arrogantes y ergidos tallos miraban descaradamente hacia mi tello desnudo mientras que su hermana fuerte, la grande, parecia decaida, al borde de sus fuerzas. Su verdor mediocre, su textura flacida, todo hacia pensar en un triste comienzo del fin. Mis tripas se ennudaron…
-qué hago??? Qué hago ??? ràpidooooo !!!
Balbuceaba sin a penas consciencia de mis paseos a izquierda y derecha
-Agua!!! El agua es la vida, no?!!
De todas formas, que otra cosa podia hacer.

No supe salvarla. Quizàs no pude, simplemente. Dos dias mas tarde, aquella que debìa sobrevivir naturalmente se apagò en silencio, en el cento tierra, del salon, de mi casa, de mi edificio, de mi barrio, de mi ciudad, de Francia. Se fue tranquil y acompagnada, sin lamentos, durante la noche aun fria de mayo en el 77
Su otra mitad, de un verde intenso y autosuficiente,saludò al nuevo dia sin tan siquiera un lamento, con la confianza de quien ganò una vida entera.

No importa lo grande, fuerte o seguro que parezcamos; solo sobreviviran aquellos que lo sean realmente. El débil, puede ser un fuerte en la sombra. Parece que lo olvidamos siempre. Cuidemos pues al debil, dejando caer una miradita sobre el fuerte de vez en cuando. Su orgullo le impredira pedir ayuda, pero sus làgrimas son hùmedas como las de cualquier hijo de vecino.

CC

SHE LOVES SUNDAYS



El ritual cinéfilo del domingo la prepara para cada semana laboral. Objetivo: convertir en arte el cronometrado de las sesiones para llegar evitando la tediosa publicidada. Llegar con la sesiòn empezada, no solo le economiza el empaño de trailers y ads, sino tambien el tiempo de cola para sacar la entrada. El groso de domingueros se desvanece unos diez minutos despues que las pantallas muestran el inicio de sesion.
La botella de agua o refresco comprada en la tienda de la esquina le ahorra los abusivos precios de las salas comerciales.
Otra ventaja indiscutible una vez la sesion comenzada es que todo el mundo se encuentra instalado en su butaca, asi, tienes el privilegio de elegir el mejor de los asientos . Ni muy arriba, ni muy abajo. Algo màs hacia los lados que centrado en la sala, donde todo el mundo se agolpa. Nadie justo detrás, evitando las incòmodas pataditas cada vez que se entumecen las articulaciones del vecino. Almenos dos butacas libres a la izquierda, pasillo si es posible a la derecha. Sin olvidar claro està, almenos cinco filas de separaciòn con aquellos que lucen cucurucho de palomitas
Asi es una autentica tarde de cine, la que hace a Maria, la chica mas feliz de la ciudad…


CC

…”cine, cine, cine, cine,
mas cine por favoooooooooooorrr…
que toda la vida es cine
que toda la vida es cine y los sueeeeeeeeeñooooooossss
cine sooooooooon….”

video

Sur l'écran noir de mes nuits blanches,

Moi je me fais mon cinéma

Sans pognon et sans caméra

Bardot peut partir en vacances

Ma vedette c'est toujours toi

Pour te dire que je t'aime

Rien à faire, je flanche

J'ai du coeur mais pas d'estomac

C'est pourquoi je prends ma revanche

Sur l'écran noir de mes nuits blanches

Où je me fais du cinéma

D'abord un gros plan sur tes hanches

Puis un travelling panorama

Sur ta poitrine grand format

Voilà comment mon film commence

Souriant, je m'avance vers toi...

Un mètre quantre-vingts,

Des biceps plein les manches,

Je crève l'écran de mes nuits blanches

Où je me fais du cinéma...

Te voilà déjà dans mes bras...

Le lit arrive en avalanche....

Sur l'écran noir de mes nuits blanches

Où je me fais du cinéma,

Une fois, deux fois, dix fois, vingt fois,

Je recommence la séquence

Où tu me tombes dans les bras...

Je tourne tous les soirs

Y compris le dimanche...

Parfois on sonne, j'ouvre, c'est toi...

Vais-je te prendre par les hanches

Comme sur l'écran de mes nuits blanches ?

Non, je te dis "comment ça va ?

"Et je t'emmène au cinéma.

COMO SEDUCIRME

Pasamos gran parte de nuestra vida en estado de enamoramiento. No hace falta que sea con otra persona. Nos enamoramos de una muñeca, de un vestido, de un/a profesor/a (no debe contarse como humano, recordemos que es una fantasia de la adolescencia) de una canciòn, de una pelìcula… Es cierto que otra gran parte de nuestra vida la dedicamos al A.M.O.R… Por lo tanto, nos conocemos bien en ese sentido, o asì deberia ser. Por ello, en mi calidad de ‘experta en mi’ y cansada de la eterna cuestion y la critica del -eres demasiado exigente querida- he decidido redactar este decàlogo del amor. Hace tiempo que debia haberlo hecho para asi poder imprimirlo al dorso de mi tarjeta de visita emocional.


- Estimulame mentalmente.
- Aprecia mi feninidad
- Hazme vivir un romance constante.
- Sedùceme, siempre, mucho… hasta la vejez
- Cultiva tu sociabilidad
- Déjame seducir. No seré infiel por querer agradar y hacerme adorar por otros
- Necesto soñar, al tiempo que armonizar y amar mi entorno
- Demuestrame verbalmente tu passiòn

Mar, montaña, mi casa… (se me fue la bola, nada que ver)

- No te dejes impresionar por mi fuerte sentido estético
- Mi sexualidad comienza cuando tù me hablas. Puedo hablar durante horas, gozar durante horas. De manera que, hazme disfrutar con caricias que del sexo ya me ocupo yo

Ella en Hong Kong, él en Paris

Estaba en plena oscuridad pero lo veia todo claro. Las sombras fantasmales del resto de seres en la sala se volvian hacia ella diciendo a grito pelao –TIENES QUE HACER UN TRATO ESTUPIDA!!!... mientras, la protagonista, toda guapa, sexy, seguia recitando con aquella dulce voz su, - Puesto que vivimos una mentira, tù la tuya, yo la mia, acordemos un punto de encuentro para nuestras vidas. Un punto en una realidad conjunta. Hagamos real, cierto, verdadero este Amor. Es justo que yo puedad tener otros estìmulos, otros cuerpos, otros amantes que adorar…

Pensò en la suerte que tenian de haberse conocido, amado, y tambien descubriò que él no parecia ser consciente de ello. De repente lo viò todo claro, transpareeeeeente, y se dijo que en el mismo momento en que llegara a casa se lo diria:

- Honey, QUIERO UN TRATO!!!

Let’s make a deal

Angeles y otras escusas

Se la oia decir que la inspiracion le venia de arriba.... pero, de donde?. A qué altura se encuentra? Tan arriba que solo los àngeles te la pueden traer. Tambien decia que su àngel de la guarda le ordenò que creara. Asi que era eso?!! Un àngel de la guarda me espera en alguna parte.
La inspiraciòn es una locura entonces. Ansiado trance de àngeles custodios revoloteando alrededor. Lo mejor es que te pille trabajando.
A qué hora llegan los àngeles de la guarda?... El mio debiò perder el RER
Séraphine se vistiò de blanco y esperò a que vinieran por ella. Todos de blanco. Mucho blanco veo yo. Lo siento pero ultimamente soporto mal el exceso de luminosidad. Mi àngel podria venir de negro. Mas a mi estilo digamos. Sea como fuere, no me molestaria que viniera de blanco, ni que no tuviera sexo, pero no soportaria que no tuviera lengua, porque tiene que contarme, porqué narices tardò taaaaanto.


CC

Here we are...!!!

Lola
Besos
Me ha costado lo mio... ;p
El parto fué lento, pero poco doloroso. Espero que entre todos hagamos crecer a la criatura.
Hola gente